Dyson

Dyson

Dyson es una marca que se ha convertido en uno de los líderes mundiales, gracias a su apuesta por la calidad, la tecnología y el diseño, al estilo de Apple.

Desde que su fundador, el diseñador industrial James Dyson, inventara el sistema ciclónico en las aspiradoras, esta empresa se ha distinguido por abrir nuevos caminos, dedicando un gran esfuerzo a la investigación y el desarrollo.

Dyson ha liderado la tecnología ciclónica desde sus comienzos, y ahora centra su apuesta en las aspiradoras sin cable. Desde el lanzamiento de la Dyson V10, en 2018, anunció que dejaba de fabricar aspiradoras con cable, ya que había conseguido que sus aspiradoras inalámbricas tuviesen ya un rendimiento igual o incluso superior a la mayoría de las aspiradoras con cable del mercado.

Análisis Dyson

Actualmente, la compañía se ha convertido en una potente multinacional, presente en más de 75 países. Dyson tiene más de 10.000 empleados, de los cuales más de una tercera parte son ingenieros y científicos, lo que demuestra su clara apuesta por la investigación, el desarrollo y la innovación, en la que invierte cientos de millones de euros (380 en su reciente centro tecnológico, en Singapur).

Sus motores digitales son la referencia del sector. Pequeños y muy potentes, le han permitido fabricar no solo sus excelentes aspiradoras, sino también multitud de destacados aparatos, como secadores de pelo y de manos, calefactores, humificadores, ventiladores, etcétera. Ingenios que funcionan muy bien y con un espectacular diseño, como todo lo que hace la empresa británica.

Historia de Dyson

James Dyson (Norfolk, 1949) estudió diseño industrial en el Royal College of Art, en Londres. A finales de los años setenta, mientras pasaba la aspiradora, se dio cuenta de que el aparato estaba aspirando muy poco, debido a las obstrucciones. Decidió intentar aplicar la técnica ciclónica que se empleaba en sectores industriales, como el maderero o el petrolífero, para separar materiales de distintas densidades.

Después de 5.127 intentos, Dyson logró crear la primera aspiradora ciclónica sin bolsa del mercado. Al principio, trató de vender su idea a diversos fabricantes; finalmente, en 1993, tras venderla con éxito en Japón, a través de un acuerdo con la compañía nipona Apex Ltd., decidió fundar su propia compañía.

G-Force, la primera aspiradora ciclónica de Dyson

G-Force, la primera aspiradora ciclónica de Dyson

Después de unos años en los que no terminaba de dominar el mercado, en su lucha contra las grandes multinacionales de la época, Dyson comenzó a destacar que sus aspiradoras sin bolsa permitían obtener un gran ahorro en este aspecto, y, gracias a su eslogan “diga adiós a las bolsas de recambio”, se convirtió en la marca líder de su país.

Posteriormente, comenzó su expansión internacional, en la que también tuvo un enorme éxito, gracias a las virtudes de sus aspiradoras ciclónicas, que comenzaron a ser fabricadas también por otras marcas. No obstante, Dyson continúa manteniéndose a la vanguardia en este campo, con su tecnología Root Cyclone, que captura partículas más pequeñas, manteniendo una succión constante.

Radial Root Cyclone Dyson

Radial Root Cyclone de Dyson

Recientemente, ha hecho una gran inversión en su centro tecnológico y de fabricación en Singapur, en una apuesta por el mercado del sudeste asiático, uno de los de mayor crecimiento mundial, pero también una de las zonas de mayor concentración de alta tecnología del mundo, donde puede contar con infraestructuras de alto nivel y profesionales cualificados.

Un centro que cuenta ya con más de 1.000 personas trabajando, equipado con toda la tecnología de Dyson y el esfuerzo diario de sus ingenieros para encontrar las mejores soluciones a los problemas cotidianos a la hora de utilizar un electrodoméstico. Como ejemplo, el CEO de Dyson, Jim Rowan, explica que para hacer el secador de mano se midieron cientos de manos de todo el mundo, para definir cuál es el tamaño óptimo de la empuñadura.

Dyson proporciona no solo avanzados aparatos, dotados de un pequeño y potentísimo motor digital, sino que quiere también que estos hagan poco ruido, y que el ruido que hacen sea agradable al oído. Por eso, sus científicos investigan en una cámara anecoica, diseñada especialmente para absorber todas las ondas acústicas y electromagnéticas, y aislada totalmente del exterior, los flujos de aire y los sonidos producidos por cada aparato, para optimizar el ruido.

Cámara anecoica fábrica Dyson

Imagen de la cámara anecoica donde se investiga el ruido

Además de los cientos de personas que trabajan en la fábrica, más de 300 robots lo hacen también para conseguir un elevado nivel de producción y un altísimo nivel de calidad y precisión, acorde con los estándares de Dyson, una de las marcas de referencia a nivel mundial. Cada día se fabrican decenas de miles de motores digitales en el SAM (Singapore Advanced Manufacturing Centre), de manera casi totalmente automatizada.

Dyson fábrica motores digitales

Más de 300 robots en una fábrica Dyson de alta tecnología

Entre sus proyectos a corto plazo, se ha anunciado que en 2021 sacará a la luz un coche eléctrico, aprovechando los avanzados conocimientos adquiridos en el mundo de los motores y de las baterías, fabricado, precisamente, en su nueva factoría de Singapur. De momento, aún no se sabe qué tipo de vehículo será exactamente, aunque, según fuentes de Bloomberg, es un proyecto al que están dedicados cientos de empleados.