Purificadores

Las mejoras en las técnicas y los materiales de construcción han conseguido que nuestros hogares sean más confortables y estén mucho mejor aislados, pero esto puede ocasionar que la contaminación interior, en forma de diversos alérgenos, olores y compuestos químicos, sea hasta cinco veces superior a la que hay en el exterior.

Ventilando una estancia

Pasamos más tiempo en casa, y la preocupación por la limpieza del hogar ha aumentado; hay que mantener limpias las superficies (por ejemplo, con la comodidad de los robots con base de autovaciado, o con la versatilidad de las aspiradoras escoba), pero también es importante la calidad del aire interior (CAI) que respiramos, y es aquí donde entran en juego los purificadores de aire.

Si en tu casa hay personas alérgicas, asmáticas o con algún tipo de problemas respiratorios; si tienes niños pequeños o mascotas, o simplemente deseas respirar mejor, te puede interesar un purificador de aire.

Análisis purificadores

Cómo funciona un purificador de aire

En esencia, el funcionamiento de un purificador de aire es sencillo: se trata de capturar el aire de la estancia hacia el interior del aparato, y hacerlo pasar por varias capas de filtrado para luego soltarlo nuevamente, ya purificado.

Dependiendo del tipo de filtros y del grado de eficacia que alcancen estos, se conseguirá una mayor efectividad y un rango más o menos amplio de elementos a eliminar, que pueden ir desde micropartículas alergénicas, humos, olores, compuestos orgánicos volátiles, formaldehido, etcétera.

Alérgenos

Cómo elegir un purificador

Existen diversas características en las que conviene fijarse a la hora de elegir, como son:

Capacidad de filtrado

Estamos hablando del aspecto más importante del aparato. La capacidad de retención de partículas determinará la calidad del aire que obtengamos, por lo que es recomendable elegir aparatos con un filtrado de alta eficiencia HEPA (High Efficiency Particulate Air).

El HEPA 13 captura el 99,95% de las micropartículas de 0,3 micras, cifra en la que se mueven muchos purificadores, alcanzando algunos el 99,97% o incluso más (si deseas más información, puedes visitar nuestra guía sobre los filtros HEPA).

CLASE

% de retención

nº de partículas que pasan

EPA 10

> 85%

15.000 de cada 100.000

EPA 11

> 95%

5.000 de cada 100.000

EPA 12

> 99,5%

500 de cada 100.000

HEPA 13

> 99,95%

50 de cada 100.000

HEPA 14

> 99,995%

5 de cada 100.000

  • En ocasiones se indica únicamente «filtro de alta eficiencia» o «filtro tipo HEPA», sin especificar la clasificación alcanzada, por lo cual no se sabe si satisfacen completamente la norma europea o han sido testados por laboratorios independientes.

Algunos fabricantes informan específicamente de las pruebas a las que han sido sometidos sus purificadores, y si están refrendadas por laboratorios u organismos independientes, como pueden ser el laboratorio Airmid, el Centro Europeo de la Fundación para la Investigación de la Alergia (ECARF, por sus siglas en inglés), la British Allergy Foundation (BAF), o la Asthma and Allergy Foundation of America, lo cual añade un plus de confianza y credibilidad.

Purificadores
Certificación ECARF
Test Airmid
British Allergy Foundation

¿Es eficaz un purificador contra bacterias y virus? ¿Captura al COVID-19?

En algunos purificadores, verás que se hace referencia a la capacidad para atrapar bacterias y virus; el tamaño de las bacterias suele estar entre 10 y 0,2 micras, mientras que los virus pueden moverse entre 0,5 y 0,02 micras.

Filtrado de alta eficiencia

Según estos tamaños, en general las bacterias serían atrapadas, mientras que los virus podrían «escaparse» del sistema de filtrado. Sin embargo, no es así en gran parte, por diversos factores:

  • Los virus no suelen viajar «solos» por el aire, sino que suelen trasmitirse en aerosoles o microgotas, que pueden ser más grandes (por ejemplo, 5 micras), y de esta manera, quedar atrapados por el filtro (lo mismo que sucede, por ejemplo, con las mascarillas).
  • Tal y como señala la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU, un purificador de aire por sí mismo no protege contra la COVID-19, pero puede formar parte del plan para proteger tanto a tu familia como a ti mismo.
  • Cuantas más capas de protección tengamos, más probable es que funcione alguna de ellas, y en este sentido, se ha elaborado la «teoría de las lonchas de queso». Si superponemos varias lonchas de queso con agujeros, una detrás de otra, es probable que todos los agujeros queden tapados.
Teoría de las lonchas de queso

Otras tecnologías de filtrado

Además del filtrado de alta eficiencia, muchos purificadores incluyen una capa de carbono activo, que permite atrapar humos, olores y Compuestos Orgánicos Volátiles (COV) como el benceno, el tolueno y otros, procedentes de la combustión o de productos químicos como barnices, pinturas, pegamentos, etcétera.

Filtro de carbono activo

Filtro de carbono activo

Otra característica incluida por algunos modelos es la captura del formaldehido, un compuesto químico altamente volátil, que es producido de forma natural por muchos organismos vivos, y que se utiliza ampliamente en la industria como bactericida o conservante, encontrándose casi en cualquier sitio: en la ropa, en colchones, alfombras, plásticos, cosméticos, limpiadores, pinturas, ambientadores, madera, etcétera.

El formaldehido puede producir irritaciones en la piel y mucosas de los ojos, nariz y garganta; las personas con asma pueden ser, además más susceptibles de sufrir estos efectos.

En este apartado, destaca el Dyson Purifier Cool Formaldehyde, con un filtro catalítico permanente, que atrapa continuamente y descompone las moléculas de formaldehído en agua y CO2 y no necesita ser cambiado.

Destruyendo el formaldehido

Algunos purificadores incluyen otras tecnologías que ayudan a la destrucción de los agentes patógenos de diversas maneras, como pueden ser la ionización o la luz ultravioleta.

En el caso de la ionización, se trata de cargar las partículas de polvo de electricidad estática, para capturarlas con más sencillez, mientras que con el empleo de luz ultravioleta UV-C se pueden destruir los microorganismos como virus o bacterias (estos dos sistemas no filtran en sí mismos, por lo que los purificadores que los incluyen los combinan con un sistema de filtrado «tradicional»).

Bacterias y virus

Potencia y capacidad de purificación

Ambos datos suelen ir de la mano, y muchas marcas ofrecen ambas cifras como orientación. No es lo mismo purificar una habitación pequeña que un salón, o una vivienda con techos altos que otra que los tenga de una altura convencional.

Normalmente, la capacidad de purificación viene expresada según la tasa CADR (Clean Air Delivery Rate, o tasa de suministro de aire limpio), que indica la cantidad de aire que es capaz de filtrar, normalmente expresada en metros cúbicos por hora.

Philips AMF220-15 purificando el aire

Para calcular los metros cúbicos de una estancia tienes que multiplicar la superficie (ancho por alto) por la altura de la misma. Si por ejemplo, el salón tiene 20 m2 y una altura de 2,4 metros, su volumen es de 48 m3. Si el CADR del aparato es de 480 m3/h, tardaría 6 minutos en purificar toda la habitación.

  • Aunque el CADR es una tasa que nos permite comparar entre purificadores, hay que reseñar que Dyson considera que no es el parámetro más adecuado, debido a la manera en que se realizan las mediciones en el test CADR: en una habitación de unos 28-30 m3 (sería una habitación de 9-10 m2 y 3 de alto), con dos ventiladores adicionales para remover el aire, y un solo sensor para comprobar la calidad del mismo.

Por ello, la marca británica ha creado para sus purificadores el test POLAR, con unas condiciones más reales: una habitación de 81 m3 (27 m2 por 3 de alto), sin ventiladores adicionales y con nueve sensores para medir la efectividad en las diferentes zonas de la estancia, y sus modelos incluyen la tecnología Air Multiplier, para capturar y distribuir el aire por toda la estancia.

Test Polar

Test Polar

Diseño

Algunos purificadores están orientados a un uso más personal, por lo que son más pequeños y se pueden poner en cualquier sitio (por ejemplo, encima de una mesa), mientras que otros son de mayor capacidad y tamaño, un aspecto que debemos considerar, ya que lo tendremos que ubicar en algún sitio de la casa.

Hay modelos de diseño más tradicional y otros con aspectos más futuristas, destacando los Dyson o aparatos como el Rowenta Eclipse, por su espectacular diseño sin aspas.

Rowenta Eclipse 2 en 1

Funcionamiento automático

La mayoría de los purificadores cuentan con sensores que les permiten funcionar de manera automática, monitorizando la calidad del aire y adaptando su funcionamiento dependiendo de ésta, poniéndose en marcha cuando es necesario o aumentando la velocidad si el grado de contaminación es más elevado.

Contaminantes

Información en tiempo real

Algunos aparatos ofrecen información en tiempo real, a través de una pantalla y/o de una aplicación en el móvil, sobre el estado de la calidad del aire (habitualmente mediante colores, para visualizarlo de forma rápida y sencilla) y otros parámetros, como la temperatura o la humedad.

Monitorización automática

Manejo a distancia

Algunos purificadores se manejan únicamente a través de un panel en el propio aparato, lo cual (aunque puedan funcionar en automático) resulta más incómodo; por ello, es preferible que incluya un mando a distancia, que sea controlable mediante órdenes de voz y/o especialmente el control mediante una aplicación en el móvil, que proporciona la máxima versatilidad.

Habitualmente, desde la app en el móvil podremos ponerlo en marcha o apagarlo estemos donde estemos, conocer la calidad del aire interior y la exterior de un vistazo, programar el aparato, ver la vida útil de los filtros o cambiar cualquier otra configuración.

Información en la app

Nivel de ruido

Aunque en general, los purificadores son aparatos bastante silenciosos, otro aspecto a tener en cuenta a la hora de comprar una máquina es su nivel de ruido, ya que se trata de dispositivos que en muchos casos están funcionando durante horas, y al mismo tiempo que realizamos otras actividades o que dormimos.

Algunos modelos disponen de un modo noche específico, que funciona con un nivel de ruido muy bajo y atenúa la iluminación para que no moleste en absoluto.

Modo nocturno

Mantenimiento

El mantenimiento de los purificadores suele ser bastante sencillo, y viene detallado en las instrucciones de cada aparato; habitualmente conviene limpiarlos por fuera y hay que limpiar los sensores, y cambiar el filtro cuando nos avise (en los que disponen de conexión mediante app, normalmente podemos consultar su vida útil estimada).

Cambiando el filtro

Por lo tanto, además del propio aparato hay que tener en cuenta el coste que pueden tener los filtros de recambio. Para ello, observa las indicaciones que te ofrece cada fabricante, ya que a veces te pueden indicar la vida útil en función de diferentes estimaciones. Por ejemplo, puede ser que uno hable de 8 horas diarias y otro de 16; para compararlos, deberías pasar todo al mismo período de tiempo, por ejemplo:

  • Dura hasta 16 meses, estimando una utilización de 8 horas diarias: 16 meses x 30 días son 480 días, multiplicados por las 8 horas, serían 3.840 horas.
  • Dura hasta 12 meses, con una utilización de 12 horas diarias: 12 meses son 360 días, multiplicados por 12, serían 4.320 horas.

Otras funciones

Algunos aparatos incluyen otras funcionalidades además de la purificación del aire, como por ejemplo:

  • Ventilación: además de purificar, podemos refrescar el ambiente.
  • Calefacción: también podemos calentar el aire, consiguiendo un ambiente agradable en invierno.
  • Humidificación: para aquellos que necesitan una mayor hidratación.
  • Deshumidificación: además de purificar, permiten mantener un nivel correcto de humedad.

En algunos casos, no solo son 2 en 1, sino que pueden ser incluso 3 en 1, como el Dyson Pure Hot+Cool Link (purifica, refresca y calienta) o el Dyson Pure Humidify+ Cool (purifica, refresca y humidifica).

Apto para todo el año

¿Quieres conocer más sobre la limpieza en el hogar? Visita nuestros artículos: